Un pitbull se portó mal y se declaró culpable

El dueño de los dos perros encontró una de sus plantillas mordidas y decidió interrogar a los animalitos. Al parecer al Pitbull le gustaba mordisquear las cosas, ya que antes lo había hecho con un par de ojotas. Finalmente el pitbull no soportó y bajó la cabeza reconociendo la culpa. El otro perro -un dachshund pelo largo – permaneció sin inmutarse durante el interrogatorio y fue declarado «cómplice» por su dueño.

Comentarios

comentarios

Se el primero en comentar en "Un pitbull se portó mal y se declaró culpable"

Deja tu comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.