La verdad sobre Scholas Ocurrentes, Macri y el Papa

E. Palmeyro y J. Del Corral, directores de Scholas Ocurrentes. Foto: LaNación

Los directores mundiales de la fundación pontificia «Scholas Ocurrentes» aseguraron que diversos sectores los «hicieron pomada» y se quejaron de la polémica desatada cuando el Papa les ordenó devolver los $16.595.368 que les donaba el Gobierno y que estaba destinada a solventar los gastos de funcionamiento de su plantel de 36 profesionales, su infraestructura y equipamiento. Además, atribuyen el escándalo por la donación del presidente Mauricio Macri a una «campaña sucia» destinada a generar cortocircuito entre Francisco y el Presidente.

Los argentinos José María del Corral y Enrique Palmeyro, directores mundiales de la fundación, revelaron además que ya en 2015 habían rechazado un subsidio de $23 millones propuesto por el Ministerio de Planificación, entonces a cargo del actual diputado nacional Julio De Vido, porque consideraron que «no era muy clara la metodología de los fondos», según declaraciones de ambos al diario La Nación

Scholas Ocurrentes hoy funciona en un departamento de tres ambientes ubicado en Salguero y Figueroa Alcorta, en el barrio de Palermo. En ese espacio se distribuyen los 36 profesionales con mesas de trabajo en la cocina y la habitación de servicio y en estos momentos está renegociando el contrato de alquiler por el que pagan mensualmente $19.000, según detallaron Palmeyro y del Corral.

«A poco de asumir, el Gobierno se comprometió a buscar una sede para Scholas y nos mostraron un edificio en mal estado, en Avenida del Libertador y Dorrego, y otro en Plaza Italia. Lo tratamos con el director de la Agencia de Administración de Bienes del Estado, Ramón Lanús. Pero aún no lo definieron», explicó Del Corral tras lo cuál aclaró que «Francisco le pidió a Macri, cuando lo recibió el 27 de febrero, que apoyara a Scholas. Nos pusimos en contacto con Marcos Peña y fijamos la necesidad de solventar una planta funcional equivalente a una escuela, con cargos directivos y horas cátedra. Lo evaluaron y nos pusimos de acuerdo. A Peña le pareció razonable y no dudó en dar el apoyo», relató Del Corral.

A nosotros nos hicieron pomada y al Gobierno quisieron hacerlo pomada

«Para darle al programa un horizonte de continuidad es necesario que el plantel esté en relación de dependencia. Se tomó como base el sueldo promedio de un docente con antigüedad media de 15 años. A eso se suma el costo de equipamiento y acondicionamiento de la sede. La suma total es de $16.595.368. Nunca existió ese famoso ‘666’ que se difundió», remarcó Palmeyro.

¿Entonces por qué rechazó Francisco esta donación?. «Lo explicó en una carta. Lo que pasa es que algunos difunden sólo la parte en que nos trasmite que tiene miedo de que se camine hacia la corrupción,» respondió del Corral. «La carta de Francisco es muy paternal. Nos agradece y nos dice, además, que no trabajemos tanto, que cuidemos la salud», agregó Palmeyro.

«La misión de Scholas es construir puentes de integración y se generó lo contrario. Se sembró confusión y división», lamentó Del Corral, quién al ser consultados sobre quienes creen que están interesados en generar confrontación aclaró «no es el Papa, ni somos nosotros, ni el Presidente. Los que perdíamos eramos nosotros y el Gobierno. A nosotros nos hicieron pomada y al Gobierno quisieron hacerlo pomada. Francisco en la reunión con la canciller Malcorra, aclaró que no era una decisión contra Macri», se esforzó en detallar Del Corral como para despejar cualquier duda.

Comentarios

comentarios

Se el primero en comentar en "La verdad sobre Scholas Ocurrentes, Macri y el Papa"

Deja tu comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.