River ganó pero no le alcanzó y se despidió de la Libertadores

River exhibió las limitaciones que lo acompañaron en los últimos meses, y así se despidió de la Copa Libertadores de América, con un triunfo con la frente en alto por 1-0 que fue insuficiente para revertir la caída por 2-0 en el duelo de ida en Quito. El modesto Independiente del Valle, en un Monumental colmado, encontró refugio en la seguridad del arquero Librado Azcona, y se llevó una derrota por margen mínimo, que le dio la victoria en el marcador global por 2-1, y se enfrentará en cuartos de final con Pumas, de México.

Urgido por la necesidad de reducir los dos goles de diferencia del partido de ida, y alentado por más de 50.000 espectadores, River entró decidido a llevarse por delante al equipo ecuatoriano, a partir de una presión asfixiante en todos los sectores, y no tardó en arrinconarlo sobre su campo.

Sin perder la calma, River prolongó su dominio hegemónico en la segunda parte, y pronto se decantaron las situaciones para quebrar el cero.

La insistencia de River encontró su premio con el 1-0, que llegó con un derechazo de Alario; Azcona rechazó el primer intento, pero no pudo con el rebote, que tampoco consiguió despejar Caicedo.

Quedaban varios minutos y River insistió, pero el gol de la apertura había tardado demasiado en madurar, y Azcona ya se había convertido en un muro infranqueable que resistió casi todo lo cayó sobre su terreno, convertido en el héroe de una histórica clasificación ecuatoriana, y en el verdugo de un campeón que se despidió con dignidad, pero con las manos vacías.

Comentarios

comentarios

Se el primero en comentar en "River ganó pero no le alcanzó y se despidió de la Libertadores"

Deja tu comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.