Como son los días de Lázaro Báez en prisión

Fue uno de los empresarios más poderosos de la Patagonia y mañana cumplirá su primer mes en prisión acusado de lavado de dinero por el juez federal Sebastián Casanello y pese al encierro no muestra signos de depresión.

Lázaro Baez pasa sus días en el complejo penitenciario federal de Ezeiza casi en soledad: sólo recibe a diarios a sus abogados y hasta ahora tuvo la visita sólo de tres amigos.

Todos los día duerme la siesta en su pequeña celda. No aprovecha los momentos de esparcimiento para sociabilizar con los otros detenidos de su pabellón.

«En este primer mes recibió las visitas de tres amigos (Gustavo Coramidas, Diego Navarro y «el viejo Sofo»), pero ni siquiera lo visitan los tres días de la semana que están destinados a recibir visitas. No le llevan comida para consumir durante la semana. Ninguno de sus familiares se acercó hasta la prisión.

El empresario no tiene libros, televisión ni radio

Durante esos encuentros comparten unos sandwiches en una especie de salón de usos múltiples, con mesas y sillas. Los encuentros duran menos de las dos horas disponibles.

«Una vez terminadas las visitas, Báez deja lo que sobró de comida, y entra, sin nada, nuevamente a su pabellón», contó la fuente consultada.

«Báez come la comida del Servicio Penitenciario Federal, no se queja, y no pide que le traigan algo distinto ni que sus compañeros de celda cocinen algo especial, algo muy común en los pabellones, donde algunos detenidos son muy afectos a cocinar», agregó el informante.

Báez tiene 14 compañeros en el pabellón, todos mayores de 50 y de baja conflictividad, condenados por delitos como evasión o estafa, no por hechos violentos.

«Báez no habla con nadie, sale al patio del pabellón, camina, se sienta, y luego del almuerzo pide ir a su celda, donde duerme una siesta», agregó la fuente, que aclaró que «no es muy común» que los habitantes de una prisión pidan ir a la celda a dormir una siesta, ya que por el mismo encierro prefieren estar en el patio y los lugares más amplios que tienen en el pabellón.

La celda de Báez, tiene una superficie de sólo 7,5 metros cuadrados, y cuenta con una cama, un escritorio, un inodoro y un lavabo antivandálicos, una característica para evitar que los presos los rompan y los usen como armas.

El empresario no tiene libros, televisión ni radio, algo que les proveen siempre sus familiares o amigos, y tampoco mucha ropa sino apenas «tres joggings que se los va cambiando, un par de remeras, un buzo, y zapatillas, todo sin marca», consignó la fuente.

Comentarios

comentarios

Se el primero en comentar en "Como son los días de Lázaro Báez en prisión"

Deja tu comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.