El gobierno analiza más restricciones para la compra de dólares

El martes 1 de septiembre el Banco Central tuvo que vender USD 240 millones para satisfacer la demanda de pequeños ahorristas que aprovecharon el inicio de mes para comprar los USD 200 mensuales permitidos. Fue el segundo día con mayores ventas desde que arrancó la gestión de Alberto Fernández y los economistas concuerdan que este ritmo de ventas es insostenible.

El balance cambiario de agosto fue preocupante. El BCRA terminó con un saldo de ventas de USD 1.280 millones y se estima que casi 5 millones de ahorristas aprovecharon la ventana para la compra del dólar “solidario”. Pero septiembre pinta mucho peor habiendo transcurrido apenas cuatro días hábiles, si es que no ocurre nada antes.

El titular del BCRA había asegurado que un buen resultado del canje de deuda podría hacer caer caer la demanda de divisas. Pero nada de eso ocurrió, a pesar de que la renegociación consiguió más de 99% de adhesión. La conclusión es contundente: los ahorristas no quieren quedarse con los pesos que abundan en el mercado.

La propia brecha, alentada desde el gobierno, entre el dolar “ahorro” a $100 y el dolar “blue” a $130 representa un negocio inmediato para los ahorristas. Muchos aprovechan esta diferencia para obtener una ganancia comprando el oficial y vendiendo en el mercado paralelo.

La estadística del Central revela que en agosto las ventas al público superaron los USD 1.000 millones, pero los depósitos en moneda extranjera crecieron apenas USD 200 millones. Los restantes USD 800 millones se fueron del sistema financiero.

La caída de las reservas líquidas es muy fuerte y eso enciende luces rojas. Primero porque el BCRA está cerca de quedarse sin poder de fuego para mantener bajo control al tipo de cambio oficial. Evitar una devaluación brusca es hoy la principal preocupación de Alberto Fernández.

La escasez de dolares ya se empieza a notar. Los sectores industriales encuentran limites para acceder a las divisas necesarias para continuar con la producción. “No tiene sentido seguir regalando dólares para los ahorristas cuando ya ha problemas para abastecer a las empresas”, reconocen fuentes oficiales a Infobae.

Existe una tercera opción menos dañina en el corto plazo pero profundizaría la situación mas adelante: buscar financiación externa o ejecutar parte del “swap” de monedas con China. Sin embargo, la demanda de dolares que existe en el mercado acabaría con esta inyección de dolares rápidamente.

Ante este panorama, el gobierno analiza dos alternativas para frenar esta situación: restringir aún más el acceso al dólar “solidario”, reduciendo el límite actual de 200 por ahorrista. La otra opción más drástica es volver al esquema de compra con permiso previo, que en su momento ideó Ricardo Echegaray, titular de AFIP, para contener la demanda.

La principal dificultad de limitar todavía más la compra de dólar oficial es el impacto que podría generar en el tipo de cambio informal. El peligro es que se produzca un salto en el valor del “blue”, que cerró la semana en la zona de $133.

El gobierno se enfrenta a un problema que no parece encontrarle la solución: como parar la sangría de dolares a un bajo costo político.

Comentarios

comentarios

Se el primero en comentar en "El gobierno analiza más restricciones para la compra de dólares"

Deja tu comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.