El Vaticano aún no expulsará a los dos curas condenados por el caso Próvolo

La Justicia argentina condenó a 45 y 42 años de prisión a los sacerdotes Nicola Corradi y Horacio Corbacho, denunciados por abusos sexuales a chicos sordos e hipoacúsicos que asistían al Instituto Antonio Próvolo.

Según el canal Todo Noticias, el veredicto que se dio a conocer no basta para que la Iglesia avance en el proceso canónico contra los implicados.

Para eso, será necesaria una sentencia definitiva en un juicio eclesiástico contra los curas, que actualmente está en curso en el Vaticano.

El protocolo de la Santa Sede se realiza de manera disociada de los procesos que se siguen en el ámbito judicial argentino.

De esta forma, las acciones que la Iglesia tome con respecto a Corradi y Corbacho, que podrían incluir su expulsión del sacerdocio, quedarán supeditadas al resultado de dicha investigación.

“No hemos podido proceder en el proceso canónico porque nunca tuvimos más información que la de los medios, ya que las autoridades judiciales argentinas no nos dieron acceso a las actas y pruebas del proceso civil”, indicó una fuente del dicasterio al diario La Nación, y agregó: “Por eso esperábamos el fallo y hay expectación en que termine en forma definitiva el proceso civil allá para poder disponer de las actas, valorar los hechos e imponer la pena canónica correspondiente”.

Comentarios

comentarios

Se el primero en comentar en "El Vaticano aún no expulsará a los dos curas condenados por el caso Próvolo"

Deja tu comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.