River volvió a dar el golpe contra Boca y gritó campeón

En Mendoza, River le ganó 2-0 a Boca y levantó la Supercopa Argentina. Los goles fueron de Gonzalo Martínez -penal- en el primer tiempo y de Ignacio Scocco en el complemento. El arquero Franco Armani fue figura y apareció en los momentos justos cuando Boca lo acorralaba. Marcelo Gallardo, en el peor momento de su ciclo, volvió a ganar un mano a mano caliente en el marco ideal: ante su máximo rival y en una final.

Los dos técnicos sorprendieron al alterar sus esquemas tradicionales y poner a un enganche clásico. Edwin Cardona fue el que se corrió de la punta al medio en Boca y Gonzalo Martínez fue el encargado de enlazar con los delanteros en River.

El arranque fue con nervios y dientes apretados. El equipo de Guillermo Barros Schelotto llevaba las riendas aunque sin generar peligro. La gran apuesta era Cristian Pavón, que arrancó por izquierda pero enseguida pasó a la izquierda y complicó a Gonzalo Montiel.

Pero el que pegó primero fue River, en uno de sus primeros avances: a los 17 minutos, Nacho Fernández y Pity Martínez armaron una pared por derecha y cuando el ex mediocampista de Gimnasia entró al área lo tocó de atrás Cardona que retrocedía en la marca. Patricio Loustau no dudó y cobró el penal que el Pity transformó en el 1-0 con un toque sutil contra el poste derecho de Agustín Rossi.

A partir del gol se empezó a jugar el partido que pretendía River. Un trámite trabado, con poca circulación de pelota, marcas ajustadas y casi sin lugar a la sorpresa. Porque a Cardona no lo dejaban girar y a Pavón le doblaban la marca. Entonces Boca caía en la trampa. Y se ponía nervioso. Carlos Tévez, de escasa participación en el primer tiempo, salía del área para agarrar la pelota y al equipo de los Mellizos le faltaba potencia ofensiva.

Boca tenía la pelota pero no lograba entrarle al bloque defensivo de River. Y el equipo de Gallardo, con firmeza defensiva y solidaridad para presionar siempre de cerca a sus rivales, no sufría sobresaltos.

En el segundo tiempo Boca salió con todo a y a los 2 minutos tuvo su jugada más clara: comandó Pablo Pérez con clase y puso un pase bárbaro al área para el ingreso de Pavón. El delantero ganó de cabeza y cuando la pelota se colgaba en el ángulo izquierdo Franco Armani alcanzó a sacarla con una atajada fenomenal. Y enseguida volvió a lucirse: en una pelota parada que cayó cerrada y se desvió en Lucas Pratto, otra vez Armani mostró todos sus reflejos y salvó a River.

El correr de los minutos era un rival más de Boca, que no logró empatar cuando mejor estaba. Gran parte de esa responsabilidad estuvo en las manos de Armani. El arquero volvió a aparecer con una doble atajada ante Nández y Fabra. Blindó el arco. Fue la gran figura de River cuando el equipo más lo necesitaba.

Para colmo, de contra River le dio el golpe de nocaut. Con una corrida memorable de Nacho Fernández -otra de las figuras- el centro al medio del Pity y el toque al gol de Ignacio Scocco, quien minutos antes había entrado por Pratto.

Liquidó la historia River. Otra vez tiene la sonrisa más grande en un clásico. Nuevamente resurge de sus cenizas y da el golpe que más duele. Para Boca quedará el consuelo de la Superliga e intentará salir de este duelo con la Copa Libertadores.

Comentarios

comentarios

Se el primero en comentar en "River volvió a dar el golpe contra Boca y gritó campeón"

Deja tu comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.