Contrabando y drogas en la Hidrovía

La denominada Hidrovía se ha convertido en el verdadero desvelo del gobierno y el Ministerio de Seguridad está concentrado en este canal rojo en su plan de lucha contra el narcotráfico. Si bien por allí -3400 kilómetros de un amplio corredor fluvial- circula buena parte del comercio exterior del Mercosur, también lo hacen el contrabando de mercaderías, la salida ilegal de grandes toneladas de soja y el tráfico de drogas de todo tipo.

Según cifras del Ministerio de Seguridad y la Prefectura, entre el 2016 y lo que va de este año la Argentina realizó en la Hidrovía 588 procedimientos de incautación de mercaderías; hubo unos 740 detenidos, se lograron secuestar 22.201 kilos de marihuana y se detuvo el contrabando de mercaderías por más de 64 millones de pesos.

En los operativos de incautación de mercaderías se encontraron desde contrabando de cigarrillos hasta indumentaria, combustibles, electrodomésticos, autopartes y alimentos. En la zona sur de la Hidrovía el contrabando de marihuana es el más reiterado, mientras que en el norte se potencia el tráfico ilegal de soja o cocaína.

Para atacar este flagelo, la Argentina compró cuatro lanchas de última generación a Israel para controlar la Hidrovía. Se reforzaron los controles de Gendarmería y Prefectura a lo largo de todos los ríos de la Hidrovía, el año pasado crecieron los rastrillajes en la costa y se potenció el trabajo conjunto entre Seguridad y Aduana en más de 42 puertos.

En enero pasado, se realizaron tareas preventivas mediante técnicas de inteligencia criminal para resguardar la zona de la hidrovía. En esta línea de acción, la Prefectura Naval Argentina incautó 465,865 kilogramos de marihuana que eran transportados en una lancha desde Paraguay hacia nuestro país.

También hubo el año pasado un megaoperativo en el Puerto Mani donde se encontró un buque con un cargamento de 65 paquetes termosellados que contenían 34,330 kilogramos de pseudoefedrina y 8,660 kilos de metanfetamina; armas de fuego de distintos calibres y fusiles de asalto. Y el operativo “Narco Buque” de enero del año pasado detectó casi 8 toneladas de marihuana en la hidrovía que procedían de Paraguay.

Sin embargo, los controles no parecen ser suficientes y hay un tema de fondo que la Argentina no logra resolver aún: la ausencia de un acuerdo internacional entre los países del Mercosur y Bolivia para realizar operativos conjuntos y ejercer un mayor control en la Hidrovía.

En la actualidad si un buque de bandera extranjero pasa por el río Paraguay y por el río Uruguay, considerados aguas internacionales, la Prefectura no lo puede detener: por tratarse de una embarcación extranjera no se le puede incautar las drogas o el contrabando que lleve. El acuerdo apunta a permitir estos operativos más allá de la bandera del buque.

En la última reunión de representantes de cada país por este tema que se realizó el 22 de febrero pasado hubo un ultimátum de Brasil y la Argentina para cerrar la firma de este convenio. Pero desde Paraguay y Bolivia siguen poniendo reparos.

Por lo pronto, el borrador del acuerdo prevé un “código internacional” de protección de buques para instalar en los puertos. También está contemplado un manifiesto internacional para declarar el tránsito aduanero, la creación de una base de datos compartido con información sobre trazabilidad de cargas y de tripulaciones, y los operativos de control conjunto entre las fuerzas de seguridad de todos los países.

Comentarios

comentarios

Se el primero en comentar en "Contrabando y drogas en la Hidrovía"

Deja tu comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.